La ruralidad española no está amenazada por la falta de empleo sino de inversión y desarrollo

2017-03-05_58bb845bec1de_candelario07Vivimos en un país donde más del cincuenta por ciento de las localidades tienen menos de 1.000 habitantes, en concreto 4.995 de los 8.125 municipios están por debajo de las cuatro cifras con el agravante de sufrir un claro envejecimiento de la población.

La nula natalidad y la alta emigración aboca a la falta de relevo generacional que desencadena en “la España despoblada”.

Los motivos son muchos, y aunque el principal factor que se aduce es la falta de empleo, conviene no olvidar que el campo y la ruralidad ofertan opciones que no se encuentran en los principales núcleos de población, donde, dicho sea de paso, tampoco llueven las ofertas de empleo. 

Si realmente queremos analizar los motivos de la despoblación rural no podemos considerar como la guía de referencia las indicaciones de la FEMP sino retraernos en el tiempo para poner la lupa sobre las políticas de centralización de servicios que arrancaron de los pueblos colegios, centros médicos, residencias de ancianos, acceso a las nuevas tecnologías, mantenimiento en las vías de comunicación… para abaratar sus costes concentrándolos en las grandes urbes y así favorecer la necesaria rentabilidad para la privatización de todo un sinfín de servicios públicos mediante los cuales la vida en cualquier comarca se hacía arduo complicada.

La pérdida de servicios impulsada por las erráticas políticas sostenidas en el tiempo por PP y PSOE se encontró con un allanado camino en su paso por las Diputaciones (demasiado preocupadas en hacer dibujos en el aire), el servilismo de los Ayuntamientos (que olvidaron que debían lealtad a sus vecinos y no a sus siglas) y por supuesto el aletargamiento de una población rural cuya ideología mayoritariamente de derechas les “impedía” darse cuenta de que estaban siendo convidados de piedra en su última cena. 

Los factores antes mencionados por supuesto tuvieron efectos en la población de mediana edad residente en los pueblos. Sus vidas eran más sencillas en las ciudades donde tenían múltiples ofertas escolares para sus hijos o cine todos los días de la semana, y por aquel entonces el acceso al mercado laboral era un mero trámite y el ladrillazo facilitaba vivienda e hipotecas a granel.

Pero llegó la crisis (de la cual ni hemos salido ni saldremos próximamente) y la facilidad con la que se había encontrado trabajo se trunco en precariedad laboral. Y esas familias emigrantes del mundo rural se encontraron sin el calor de los suyos y sin posibilidad de retorno a unos pueblos que con cada vecino ausente habían perdido su esencia para convertirse en lo que realmente quería lograr los “poderes”: desiertos sin servicios ni inversión pública donde determinadas empresas puedan explotar sus recursos para beneficio de unos pocos. 

La crisis del mundo rural era ya una problema sociopolítico de primer nivel para España y todo el mundo lo achacaba a la falta de empleo en lugar de a la pérdida de servicios.

La ruralidad española no está amenazada por la falta de empleo sino de inversión y desarrollo. Los significativos datos del auge del turismo rural. La necesaria repoblación de profesores, médicos, guardas forestales… la imprescindible inversión en dependencia en un mundo donde uno de cada tres habitantes tiene más de 65 años. Retomar la actividad ganadera y los oficios tradicionales, o el fomento de cooperativas de aprovechamiento sostenible de los recursos naturales, son unos pocos de un buen puñado de elementos que derriban las teorías de la falta de empleo en el mundo rural. Falta iniciativa, falta asesoramiento, falta inversión pública y principalmente falta voluntad política, pero posibilidades sobran.

Ahora cada pueblo amenazado debe luchar por su supervivencia o resignarse a ser una víctima más del éxodo rural. Pero difícil será luchar junto a los hijos de los verdugos mientras no se rebelen contra sus padres. 

Anuncios
Publicado en Opinión | Deja un comentario

El PSOE pide en Madrid lo que no está dispuesto a pelear en Salamanca

13962589_1059616717467954_2757149353207367859_n

En una de las manifestaciones contra la mina de Uranio 

El pasado mes de diciembre el diputado del PSOE por Salamanca, David Serrada, pedía explicaciones al ministro de industria sobre la mina de Uranio que la empresa Berkeley instala en Salamanca, un trabajo que dicen sumar (con  más cara que espalda) al trabajo realizado en las Cortes de Castilla y León por Fernando Pablos.

Lo que omiten estos dos figurantes de la política salmantina es que las explicaciones no necesitan pedirlas en Madrid, valdría con que Serrada y Pablos se acercaran a Retortillo para pedir explicaciones y responsabilidades a su Alcalde del motivo por el cual están vendiendo el futuro de la comarca y gran parte de la provincia. También podrían pedir explicaciones al procurador socialista que se ausentó de Las Cortes voluntariamente de la votación de la Proposición No de Ley en la que IU-EQUO pedía la revisión de la Declaración de Impacto Ambiental. O incluso podían al menos acudir a alguna concentración o manifestación contra la mina de Uranio para apoyar a quienes luchan contra los despropósitos de la multinacional.

Pero ellos prefieren ese postureo político estéril, esa oposición de abultadas peticiones ante la prensa para después cogerse de la mano por debajo de la mesa. Pero claro, tampoco se puede pedir más en estos tiempos al PSOE, por ello solo les pido un poco de coherencia.

P.D. Nunca olvidaré esas preciosas palabras del diputado del PSOE, David Serrada, en campaña: “Al PP ya le hemos dicho que no, pero parece que al señor Rajoy y a los diputados del PP por Salamanca no les ha quedado claro. Habrá que decírselo otra vez”… el final ya lo sabéis.

Publicado en Opinión | Deja un comentario

Somos desempleados, no parados. Buscamos empleo, que trabajo ya tenemos

arrinconados_busco_empleoUna opinión de Miguel Rodero / “El paro aumenta en 44.685 personas en octubre” o “El número de parados registrados se sitúa en 3.764.982” son alguno de los titulares que hoy podemos leer en la prensa. Unos titulares que caminan de la mano de un uso distorsionado del lenguaje que trata de menospreciar, en muchos casos sin ser conscientes de ello, a quienes no tienen empleo.

Desempleo, desocupación o paro, hacen referencia coloquialmente a la situación del ciudadano que carece de empleo y, por lo tanto, de salario. Pero debemos ser muy conscientes del valor de las palabras y no permitir que nos confundan los términos “desempleo” con “paro”, ya que si bien el primero es una condición de no poder optar a un empleo remunerado, el segundo tiene connotaciones negativas sobre la persona, atañéndoles cierta caspa de vagancia, responsabilidad o dejadez, cuando la gran mayoría de ciudadanos y ciudadanas que no tienen un empleo remunerado es por un cúmulo de circunstancias de las cuales son como mucho corresponsables.

Paseando por la historia encontramos el “descubrimiento del desempleo” a finales del siglo XIX. Desde entonces a la persona que no trabajaba de forma remunerada se la tiene por holgazana. En su libro Idle Hands (Manos ociosas), el profesor John Burnett explica que hasta el siglo XIX muchos analistas ingleses “identificaban a los desempleados principalmente con los ‘inadaptados’ y trotamundos que dormían a la intemperie y deambulaban de noche por las calles”. Los años pasaron y el desempleo se constató como una gran lacra social después de la primera guerra mundial. La conciencia de este problema aumentó drásticamente con la gran depresión de 1929 y sufrió otro descalabro aún mayor como consecuencia de la crisis petrolera de los años setenta. Desde entonces hasta hoy hemos vivido la informatización masiva, la sustitución de mano de obra humana por mecánica… y la codicia de gobernantes y empresarios.

Pero sin descentrarme del asunto que hoy nos atañe, el verdadero problema reside en que muy a menudo se interpreta “trabajo” como sinónimo de “empleo remunerado”, pero sin embargo es un error que queda descubierto con estos ejemplos: ¿acaso no es un trabajo encargarse de todas las tareas de la casa para toda una familia? ¿o no es una trabajo cuidar a un hijo recién nacido 24 horas al día? ¿o encargarse de tu huerta? ¿o llevar a tus padres mayores al médico? ¿o participar en plataformas ciudadanas reivindicativas? ¿o en tu asociación vecinal?… pero sin embargo no tenemos remuneración por todas estas acciones, ni por muchísimas otras que demuestran que no estamos parados, que tenemos trabajo constante en base a obligaciones y responsabilidades, pero que lo que no tenemos es un sueldo por ejercerlas a pesar de hacerlo de forma absolutamente cotidiana.

Desgraciadamente conozco a muchos desempleados, pero os puedo asegurar que no conozco a ningún parado, a nadie que no ejecute sus deberes y responsabilidades.

No olvidéis que utilizar el término “paro” para referirse a no tener empleo remunerado, es un logrado intento del sistema para hacernos principales culpables, aludiendo a nuestro inmovilismo o pasotismo, de la situación a la que nos han empujado. No somos parados, somos desempleados que buscamos un empleo digno con un salario digno.

Y si comprendiéramos todo lo expuesto anteriormente estaríamos muy cerca de vislumbrar el corazón de la Renta Básica. Pero eso lo dejamos para otro día.

Publicado en Opinión | Deja un comentario

José Sarrión certifica en Castilla y León la buena salud del proyecto de Garzón

cuu-bsfweaep2dc

Un análisis de Miguel Rodero / El pasado 1 de octubre culminaba en Castilla y León el XI proceso asambleario de Izquierda Unida, en el cual, tras once años con José María Gonzalez al frente, tenía la misión de elegir el Coordinador General de la formación política en tierra de castillos.

Con la participación de 605 afiliados y afiliadas en las urnas resulto elegido nuevo Coordinador de IUCyL el salmantino José Sarrión Andaluz, quién obtuvo el 71,6% de los votos emitidos para la candidatura ‘Recuperar la ilusión’ imponiéndose a ‘IUCyL Sí, Plural y Diversa’, encabezada por el zamorano Miguel Ángel Viñas, quien logró el 28,4% de los apoyos.

Estas elecciones no tendrían mayor importancia en el panorama político nacional si no fuera porque suponían las primeras votaciones para una Coordinación General en IU tras la apuesta de Alberto Garzón por la confluencia electoral con otras fuerzas de la izquierda y los resultados de las elecciones generales del 20 de diciembre. Y precisamente en la comunidad, donde dentro del seno de Izquierda Unida, más se ha levantado la voz contra el proyecto de Garzón.

El PCE a la cabeza, sin demasiado bombo pero con su aparatismo pragmático, sabía que vencer en la tierra de “la declaración de Zamora” y en la región con mayor peso para la corriente Llamazarista Izquierda Abierta, era fundamental para mantener la tranquilidad de la organización y darle las herramientas a Alberto Garzón para continuar con su proyecto político integrador de las izquierdas. Para ello, en un trabajo que se llevaba fraguando meses, designo al Procurador en Las Cortes de CyL José Sarrión Andaluz con la misión de no solo ganar los comicios, algo que se daba como seguro sondeando las simpatías que el candidato levantaba en las diferentes Asambleas provinciales, sino vencer con la suficiente solvencia para garantizar la gobernabilidad e implantar los nuevos aires que el Consejo Político Federal de IU está marcando en la agenda. Sin olvidar por supuesto la necesidad de que la militancia refrendara en las urnas, una vez más, el apoyo a las líneas de pactos alcanzadas en los últimos meses, y así acallar las pocas voces críticas por los resultados no satisfactorios del 20D.

Por otro lado Izquierda Abierta se entregaba a los brazos de los componentes de la “declaración de Zamora” para fortalecer la candidatura encabezada por Miguel Ángel Viñas y que representa el antagonismo a la línea federal actual y el rechazo a las políticas de pactos votada por la mayoría de la militancia en los últimas elecciones generales. Unos pactos electorales que tras meses no han supuesto la disolución de IU en Podemos, como algunos afirmaron, sino el fortalecimiento de un frente electoral de izquierdas para intentar evitar un gobierno de derechas, y donde IU tiene carácter e identidad propia.

Con estos mimbres se afrontó el XI proceso asambleario de IUCyL en el cual el liderazgo de Garzón sale muy fortalecido con la plausible victoria de la candidatura del salmantino Sarrión, que piso en siete de las nueve provincias, y ampliamente en el conjunto de la comunidad, las aspiraciones de mellar el “garzonismo” ante unas posibles terceras elecciones generales.

De esta forma Sarrión certifica la buena salud del proyecto liderado por Garzón en unas elecciones que claramente marcaban la confrontación política de dos proyectos diferentes a nivel Federal, los cuales se encontraban en un proceso celebrado en Castilla y León pero que tenían su eco en toda la federación.

Publicado en Opinión | Deja un comentario

Entrevista en Salamanca24horas como coordinador de IU en la provincia de Salamanca

05_entrevista_rodero
Miguel Rodero, nuevo coordinador provincial de Izquierda Unida, analiza la situación del partido y comenta sus próximos objetivos en el cargo en una entrevista concedida a SALAMANCA24HORAS. Considera que España está preparada para un gobierno de izquierdas frente a los recortes y la no garantía de los derechos sociales

-Una amplia mayoría, cercana al 70% según lo recogido en las urnas, ha querido que usted sea nuevo coordinador provincial de Izquierda Unida.
-Izquierda Unida está integrado por diferentes fuerzas políticas y corrientes de opinión y la verdad es que no he hecho ninguna campaña interna. Me presenté de buena voluntad, con un equipo de otras doce personas, y en base al programa sobre el que vamos a trabajar la militancia nos ha votado mayoritariamente.

-¿Con qué objetivos se ha presentado al cargo?
-Los objetivos son complicados porque la situación actual de Izquierda Unida es complicada, no hay que negar la evidencia. Pero el principal es visibilizar el trabajo que hace Izquierda Unida. Desde hace muchísimos años viene realizando una labor muy importante en la provincia de Salamanca pero no se está visibilizando lo suficiente. De hecho, hay formaciones con muchísimo menos recorrido pero que tienen una proyección mediática mayor y eso es un tema que tenemos que trabajar a nivel externo. A nivel interno, queremos unificar la organización. Venimos de un proceso en el que ha habido una serie de dimisiones, que no es que hayan dañado la estructura de la organización, pero que evidentemente todo debilita. Como estamos para sumar, mi figura quiere unificar esta organización y acabar con algunas fisuras. Por último, el objetivo básico es convertirnos en la correa de distribución que necesitan los ciudadanos para llegar a las instituciones. Tenemos 36 concejales en esta provincia, un procurador en Cortes y lo que queremos es estar constantemente al servicio de los ciudadanos y que nos vean como la herramienta más útil para llevar su programa a las instituciones.

-Afirma que la situación de Izquierda Unida es complicada, ¿hasta qué punto?
-Hay muchas comparaciones en cuanto a términos políticos que nos sitúan a la par que UPyD. Pero hay diferencias relevantes, pues la militancia de Izquierda Unida es una militancia muy comprometida y con muchísimos años. Ese trabajo es muy difícil que se desmiembre por un proceso complicado. No hay que olvidar que en las urnas hemos sacado un millón de votos, y que hagamos frente a una Ley Electoral injusta no quiere decir que sea moco de pavo porque un millón de votos son muchos votos. La militancia de IU goza de una salud espectacular. En la provincia tenemos asambleas en prácticamente todas las comarcas y con un trabajo diario. Que todo el mundo esté tranquilo porque, en absoluto, peligra la continuidad de Izquierda Unida.

-¿Qué considera que debería cambiar en la Ley Electoral?
-Debería reflejar exactamente lo que pide la ciudadanía. Lo que no puede ser es que a Izquierda Unida nos cueste un diputado cuatro o cinco veces más que al Partido Popular. Evidentemente esa ley tiene que cambiar. Pero eso no es unas funciones que tengamos a nivel provincial, pues para esa cuestión hay equipos a nivel nacional que se encargan mucho más correctamente que nosotros de eso.

-¿El voto tan repartido y disgregado de la izquierda ha sido una de las causas por las que Izquierda Unida atraviesa esa situación complicada que anuncia?
-Me gusta mojarme y meter los pies en el charco. Podemos es una formación que tiene una proyección mediática espectacular porque ha interesado mediáticamente que la tenga, pero existe una diferencia absolutamente básica con IU. Podemos lo que ha hecho es absorber el programa de Izquierda Unida, vaciarlo de contenido y ofrecérselo a la ciudadanía como si fuera una cosa fácil y cómoda de hacer. Sin embargo, los programas de Izquierda Unida son programas concienciados en los cuales la ciudadanía tiene que ser partícipe de ellos. Nosotros ofrecemos alternativas que suponen esfuerzos y trabajo en un proyecto previo y posterior. Podemos da por sentado situaciones que difícilmente podrán llegar a realizar si finalmente gobiernan.

-¿Ha tenido algo que ver el Partido Comunista, de quienes dicen que les están devorando desde dentro?
-A nivel provincial, el Partido Comunista es una corriente de opinión más como hay otras muchas. El otro día leía una artículo que decía que el Partido Comunista y los pro-Ganemos me habían aupado a ser el coordinador provincial. Y es curioso porque no soy comunista y no habré coincidido más de dos veces con Virginia Carrera. No obstante, el Partido Comunista tiene un peso específico dentro de la formación por la historia que tiene y por el número de militantes que tiene. El actual consejo político provincial, que encabezo yo, va a garantizar que todos los colectivos de esta organización estén representados en porcentaje. Así lo decidieron los militantes y así lo vamos a hacer.

-Aseguran que son una formación conciliadora. No obstante, ¿por qué no se ha llegado a un acuerdo con Podemos para concurrir a las elecciones?
-Desconozco cuáles pueden ser los motivos más allá de los que se han ido dando por la prensa. Aquí en Salamanca, con motivo de las elecciones generales, tuvimos una reunión pública con Podemos y fue ésta la que no quiso llegar a un acuerdo con  IU porque a ellos no les interesaba enfrentarse a unas elecciones primarias con nosotros y establecer quién podría ser el cabeza de lista. Entonces, en base a esto, nosotros teníamos poco que decir. Nuestra formación en Salamanca está abierta a cualquier persona que quiera alcanzar con nosotros acuerdos programáticos puntuales, pero a día de hoy Podemos e Izquierda Unida dista mucho de poder llegar a un acuerdo en esta provincia.

-¿Se considera políticamente incorrecto? Usted fue uno de los protagonistas en Twitter al hacerse eco de una ‘broma’ tras el fallecimiento de Emilio Botín.
-Creo que estamos un tiempo en el que nos encanta criminalizar absolutamente todo lo que se vaya del control policial. Estamos en una sociedad absolutamente controladora. La libertad de expresión tiene unos márgenes que, hoy por hoy, no se quieren respetar. En cuanto al mensaje en cuestión, que se lanzó sobre Emilio Botín sobre la cuenta de Izquierda Unida-Béjar, y que yo apoyé desde mi cuenta personal, me reitero absolutamente en lo sucedido. Emilio Botín no ha aportado a esta sociedad nada positivo. Bueno, más que nada positivo, ha aportado muchas cosas negativas. No hay que olvidar que en aquel momento estábamos viviendo un proceso donde los desahucios eran una aberración social que se ejecutaban desde su banco. A la frustración ciudadanos, a veces, hay que darle salida. Si esa salida es un mensaje, se pueden dar por contentos de momento que solo sean mensajes en una red social. Entiendo el condicionamiento político para sobredimensionar ese mensaje, pero desde Izquierda Unida no le pusimos reparos por aquel entonces y tampoco se los vamos a poner ahora.

-También se presentó a unas primarias para representar a los salmantinos en el Congreso de los Diputados. ¿Qué hubiera aportado?
-Me presenté a unas primarias abiertas y las ganó Javier Laso. Inmediatamente me puse a su disposición para trabajar junto a él y encantado me aceptó en su equipo de trabajo. De hecho, fui tercero como candidato al Congreso. No obstante, lo que hubiéramos podido aportar uno u otro es una visión más perimetral de lo que supone el mundo rural y lo que supone vivir en una comunidad en la que tenemos todos los problemas de ser una comunidad de interior, pocas posibilidades, con unos índices de emigración altísimos y en la que la despoblación y el paro es uno de los principales problemas. Creo que hubiéramos podido impulsar políticas bastante importantes enfocadas en este sentido.

-Desde su punto de vista, ¿cuáles son las principales necesidades de la provincia de Salamanca?
-En la provincia hay un problema básico que deriva en todos los demás: los políticos. Es difícil que algunos de ellos vean la relevancia de ciertos problemas sociales cuando personas como Javier Iglesias, presidente del Partido Popular en Salamanca, tiene un sueldo de 87.000 euros al año o Mañueco que lo tiene de 60.000. De ahí deriva el segundo problema, que en esta provincia hay un estado de emergencia social absoluto: tenemos 25.000 desempleados, 8.300 familias con todos sus miembros en paro y hay un 40% de familias que este invierno han tenido que vivir la pobreza energética. En base a eso, todo lo demás que sucede es una situación derivada de este cataclismo.

-¿Y qué proponen para hacer frente a ello?
-Solicitamos que de forma inmediata se implante la renta básica a todas las personas y que, de ello, se haga una política de trabajo garantizado. Pero primero deberíamos hacer frente a las emergencias sociales de cada persona implantando esa renta básica.

-La corrupción es otra de las grandes preocupaciones de la ciudadanía.
-La corrupción es un tema, además, que en Castilla y León nos toca muy cerca. José Sarrión, nuestro procurador en Cortes, denunciaba hace poquito la trama eólica que tenemos en esta comunidad y ante la que el presidente no quiere dar explicaciones. Y en Salamanca también tenemos la mina de uranio, pero toda la desinformación que hay también apunta a corrupción en ese sentido. Las medidas para combatir la corrupción son las que marca el sentido común. Para empezar, separar la justicia de la política. Si en este país la gente pudiera ser juzgada tranquilamente, a lo mejor podríamos acabar con la corrupción; mientras se tape por motivos políticos, habrá poco que hacer. En lo demás, los partidos tienen que dar pasos al frente y tienen que saber tomar decisiones más allá de la justicia. Hay que diferenciar entre lo ético y lo legal. En este país hay cosas que son legales, pero que son poco éticas. En esa línea, Izquierda Unida va tres pasos por delante del resto de partidos. Tenemos un código ético durísimo con nuestros militantes con el que apostamos por hacer las cosas legales y que sean éticas.

-¿Está preparada España para un gobierno de coalición de izquierdas?
-La cuestión es si España está preparada para aguantar cuatro años más de recortes, injusticia y emergencia social. Yo me muevo en la realidad social, gano 900 euros, sé lo que es vivir el día a día y creo que este país no está preparado para otros cuatro años así. La alternativa es un gobierno de izquierdas, que garantice los derechos sociales, los derechos básicos… Si alguien no está preparado para esto, o tiene un serio problema o no entiende el mensaje.

-¿Qué le parece la marcha de los gobiernos de Podemos en Madrid o Barcelona?
-Hablar de los gobiernos de Podemos en Madrid o en Barcelona me supone un error. Son gobiernos de coalición en los que en Madrid hay militantes de Izquierda Unida, así que prefiero denominarlos gobiernos de confluencia. En cuanto sus gestiones, creo que están haciendo una transformación social necesaria. Estábamos acostumbrados a gobiernos encorsetados en ciertas políticas y, desde luego, Manuel Carmena y Ada Colau están sabiendo romper esos moldes haciendo que la política llegue a los ciudadanos y eso es importante.

-¿Cómo recuperar los votos que se han ido a otras coaliciones o formaciones?
-El problema es que mucha gente vota a partidos pensando que son de izquierdas y luego no lo son. Tenemos que demostrar programáticamente y con nuestras acciones que Izquierda Unida ofrece una alternativa de izquierdas real. Hay otros partidos, como el PSOE, que demuestran día a día y paso a paso que están más alejados de la realidad social y más cerca de la derecha. Y un ejemplo puede ser ese preacuerdo de gobierno que hay sobre la mesa entre Pedro Sánchez y Albert Rivera. El PSOE se decanta absolutamente por políticas de derechas en contra de un proyecto de izquierdas como el que ofrece Alberto Garzón.

-¿Y qué opina de que Alberto Garzón sea uno de los líderes mejor valorados pese a que no sea protagonista en la formación de Gobierno?
-Para nosotros no es sorprendente que sea uno de los líderes mejor valorados. Para empezar, es uno de los líderes más coherentes y más honestos que hay en este país. La verdad es que está haciendo un trabajo excepcional. No hablar de su figura hoy en día en el amplio espectro de la izquierda española sería un error. Evidentemente, tenemos que estarle muy agradecido al impulso que supone para esta formación. Pero no hay que olvidarse que Izquierda Unida no solo es una cabeza de lista, pues son muchas las personas que están trabajando por debajo, y que es una estructura que va desde la base hasta arriba y no de arriba a la base.

-¿Cree que habrá elecciones en junio o que se llegará a un acuerdo para la investidura?
-Aventurarse a ofrecer un análisis es complicado. Pero espero y deseo que el Partido Socialista se dé cuenta de que con quien tiene que estar es del lado de los ciudadanos y que para estar de ese lado necesita a Podemos y a la izquierda transformadora de este país. Exactamente igual que puedo decir que un pacto PSOE-Ciudadanos es un pacto hueco, un pacto PSOE-Podemos que excluya a Izquierda Unida se convertiría en otro igual. En este país, si alguien ha demostrado que tiene capacidad para mantener las políticas de izquierdas en el tiempo es Izquierda Unida.

-¿Con qué mensaje quiere que se quede sus simpatizantes?
-Les pido, simplemente, que se acerquen a Izquierda Unida. Necesitamos a mucha gente que nos aporte frescura, que se acerque y que nos diga su nuevo planteamiento de la política porque se está rejuveneciendo en edad y en ideas. Es necesario que la gente que venga enriquezca nuestra formación y que nos miren con una mentalidad abierta, porque estamos en constante redefinición, y eso se tiene que aceptar como algo positivo dejando de pensar en el pasado y en ideas preconcebidas que les hayan podido dar sobre Izquierda Unida. Nos tienen que empezar a ver como la formación que se preocupa por su situación y soluciona sus problemas donde de verdad se pueden sentir representados.

Publicado en Opinión | Deja un comentario

Nos tratan como estúpidos anunciando la “recuperación” en Salamanca

contendoresMiguel Rodero / “Siete años después, ya hay una provincia que puede decir que se ha recuperado de la crisis”… estupideces como esta podemos leer hoy en diferentes periódicos a raíz de conocer los últimos datos ofrecidos por la Encuesta de Población Activa (EPA) publicada este jueves y que sitúan a la provincia de Salamanca un desempleo del 15,78%, cuando hace siete años era del 16,63%.

La verdadera realidad es que la provincia contabiliza, según los propios datos que aporta el sistema, 24.900 parados (tres mil más que en el trimestre anterior) y 132.700 salmantinos ocupados (cinco mil menos que en el trimestre anterior), y no solo eso, sino que 8.300 familias salmantinas tienen en el paro a todos sus miembros en edad laboral (novecientas más que el trimestre anterior).

Nuestra felicidad no se puede sustentar en la comparación de porcentajes justificando que “Salamanca esta en la senda de la plena recuperación”, como ha dicho algún imbécil hoy en prensa, alegando que las cifras arrojen que nuestro 15,78% es un mejor dato que el 20,90% registrado a nivel nacional, cuando omiten que nuestra provincia se está convirtiendo en una constante simbiosis entre empleo y precariedad, y que empleo no es sinónimo de tener las necesidades básicas cubiertas en una ciudad donde sectores como la hostelería abusa de contratos de 20 o incluso 10 horas semanales para sus empleados.

La tan ansiada recuperación tampoco se ve en los datos aportados desde los diferentes organismos, quienes en muchos casos queriendo encubrir la insostenible, o ponerse medallas, situación evidencian la dura realidad.

  • El propio Ayuntamiento de Salamanca aseguró aumentar en un 7% sus ayudas sociales para familias sin recursos durante el pasado año y anuncio dos nuevos programas sociales en 2016.
  • En la misma línea desde el Banco de Alimentos de Salamanca se repartieron en 2015 alrededor de 3.100.000 kilos de alimentos, mientras que en 2014 fueron 104.000 kilos menos.
  • La ONG Cruz Roja también alerto que el 40% de las familias de esta provincia se enfrenta a la pobreza energética este invierno.
  • Desde la Plataforma Stop Desahucios denunciaban a finales del año 2015 que El Grupo Popular no ha facilitado ni un solo dato sobre los desahucios efectuados en la ciudad de Salamanca ni tampoco el número de personas que no pueden hacer frente a los pagos de suministros básicos.
  • Por supuesto no podemos omitir lo que siempre se les olvida añadir en las noticias: La relación directa entre el aumento de los pensionistas y de emigrantes con el descenso de demandantes de empleo en Salamanca.

En definitiva: Seguir creyendo en porcentajes huecos y nos olvidaremos de los rostros de la necesidad, que no son solo los 24.900 desempleados que se registran en nuestra provincia, sino miles más que trabajan en la precariedad o que sus ingresos no son suficientes para pagar las diferentes circunstancias abusivas que te genera un sistema fagocitador como el que tenemos.

Publicado en Opinión | Deja un comentario

Béjar tiene motivos para cerrar orgullosa el año 2015

la-esperanza-flor-crece-en-medio-de-sequedalAcababa el año 2015 en la ciudad de Béjar sin demasiados motivos para la alegría (desempleo, precariedad, falta de servicios, despoblación, poca natalidad…) y con poco optimismo al ver que estas circunstancias no suponían una movilización social determinante ni en las calles ni muchísimo menos en las urnas. Pero el 29 de diciembre algo cambio.

Aunque evidentemente se llevaba fraguando tiempo, la noticia salto el 29 de diciembre, la Asociación de Vecinos “Virgen del Castañar” obligaba a Tamara Rodríguez (anterior presidenta de la Asociación) a devolver todo el dinero “sustraído” de las arcas de la Asociación.

Este suceso no solo tiene una importancia mayúscula por los más de 5.000 euros que faltaban en las cuentas de la Asociación y que la ex concejala del PP tendrá que devolver, sino porque supone que al menos una vez la falta de escrúpulos es frenada en seco por la determinación, valentía y dignidad de unos representantes vecinales que, en un lugar tan pequeño y caciquil como Béjar, han antepuesto el interés general al pasotismo instaurado en un país donde la corrupción no es un motivo de castigo político por parte de la sociedad ni en gran manera por la judicatura.

Yo si viviera en las barriadas de Recreo y Los Praos me sentiría muy orgulloso de que mis representantes vecinales hayan decidido ir por el camino estrecho y hacer justicia, yo si viviera en las barriadas de Recreo y Los Praos aplaudiría que por encima de toda presión unos ciudadanos hayan decidido hacer lo correcto. Yo sin ser vecino de ese barrio me siento muy orgulloso de quienes con determinación y vocación de servicio han actuado de forma loable y contundente.

Béjar tiene esperanza.

Publicado en Opinión | Deja un comentario